Cómo afecta el calor a los niños

El exceso de calor pueden ser peligroso para los niños, especialmente para los más pequeños.

Los bebés y los niños pequeños deben ser vigilados cuidadosamente durante las épocas de más calor, ya que ellos pueden perder rápidamente los fluidos corporales a través de transpiración, lo que puede conducir a la deshidratación.
Los bebés y los niños pequeños no pueden mostrar inicialmente signos de los efectos del calor. Ellos sólo pueden encontrarse mal o estar más irritables que de costumbre.
Cómo afecta el calor a los niños 

¿Por qué los niños son más susceptibles a las olas de calor?

  • Los niños tienen una menor relación superficie/volumen corporal que los adultos. Esto les hace ganar calor más rápidamente que lo adultos, lo que les hace más vulnerables a los efectos del calor.
  • Los niños pierden líquidos más rápidamente, por lo que son más propensos a deshidratarse que los adultos.
  • Los niños tienen un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor ya que suelen carecer de juicio para limitar realizar esfuerzos durante los periodos de más calor y para rehidratarse.

 

¿Qué efectos puede tener el calor en los niños?

Sobre todo en los meses de verano la sobreexposición al calor, o el exceso de ejercicio, puede causar problemas para la salud, e incluso en ocasiones la muerte.
Los principales problemas que se atribuyen al exceso de calor son:
  • Deshidratación
  • Golpe de calor.
  • Agotamiento.
  • Desmayos. 
  • Hinchazón de manos, pies y tobillos.
  • Sarpullido.
  • Calambres.
El calor y los niños

 ¿Cómo proteger a los niños de los efectos del calor?

  • Evitar la exposición del niño al sol y al calor extremo.
  • Mantener al niño hidratado. En periodos de calor, los niños deben beber muchos líquidos, especialmente realizar algún tipo de deporte o actividad física. Es importante que beba agua antes, durante y después de practicar actividad física.La frutas y las verduras también pueden ayudar a mantener la hidratación ya que tienen un alto contenido de agua.
  • Mantener al niño en un lugar fresco y ventilado. Los niños deben evitar pasar tiempo al aire libre durante los períodos de calor extremo. Nunca deje a un niño en un coche aparcado, incluso si las ventanas están abiertas.
  • Vestir al niño con ropa ligera, de colores claros y de un tejido transpirable como el algodón.
El calor y los niños
Seguir leyendo:

Añadir comentario