Niños y alergias

No se pueden curar, pero un tratamiento adecuado puede ayudarle a sentirse mejor

Un niño que tose o estornuda mucho, al que con frecuencia le aparece algún tipo de erupción cutánea o urticaria, o que a menudo se queja de dolor de estómago, calambres o náuseas después de comer ciertos alimentos puede que tenga una alergia.

La detección temprana de los problemas de alergia en un niño pueden mejorar su calidad de vida.

Alergias en niños

Síntomas de alergias en los niños

Una alergia se produce cuando el cuerpo tiene una reacción exagerada a un alérgeno, que para la mayoría de las personas es inofensivo.
Las alergias de los niños pueden presentarse de diferentes maneras:
  • Erupciones en la piel como la dermatitis atópica o eczema
  • Dificultad para respirar (asma)
  • Estornudos, tos, secreción nasal y/o picor en los ojos
  • Malestar estomacal

¿Qué desencadena la alergia en un niño?

Las sustancias más comunes a las que los niños son alérgicos son:

  • Alimentos. Entre los más comunes destacan a los cacahuetes y a la leche. También son frecuentes las alergias a los huevos, el pescado, algunos mariscos, la soja, algunos frutos secos como los anacardos y las nueces, y al trigo.
  • Polen de algunos árboles y gramíneas
  • Ácaros del polvo
  • Picaduras de ciertos insectos
Alergias en los niños

¿Cómo se diagnostica una alergia?

Si se sospecha que un niño puede tener alergia es importante acudir a un especialista en alergias (alergólogo) para que realice las pruebas y el diagnóstico.
Para el diagnóstico de una alergia:

Historia clínica detallada del niño

Incluye si hay antecedentes de alergia en la familia, una descripción de los síntomas, qué pudiera estar desencadenando estos síntomas y cualquier cambio reciente en la salud del niño.

Pruebas de la alergia

Hay cuatro tipos principales de pruebas que se utilizan para averiguar si existe una alergia y qué sustancia o sustancias provocan los síntomas de la alergia en el niño:
  • Pruebas cutáneas

Con una aguja muy pequeña se hacen pequeñas perforaciones de las capas superiores de la piel. Se coloca una pequeña cantidad de alérgeno, generalmente en forma líquida.

Después de 15 a 20 minutos, se comprueba si se ha producido algún tipo de reacción en la piel.

Pruebas para detectar una alergia

  • Análisis de sangre

Se toma una pequeña muestra de sangre en la que se mide la cantidad de anticuerpos IgE producidos frente a una variedad de alérgenos. Si la persona es alérgica a una sustancia, los niveles de IgE pueden aumentar en la muestra de sangre.

  • Prueba de parche

Esta prueba se utiliza para encontrar la causa de un eczema alérgico de contacto u otros tipo de reacciones en la piel.

Consiste en colocar el alérgeno sospechoso en un parche adhesivo que se coloca en la espalda del paciente durante 48 horas. Al retirarlo se comprueba si se ha producido alguna reacción alérgica en la piel.

  • Prueba de provocación

En el caso de alergias alimentarias, la única manera de estar seguros de que un niño es alérgico es dar al niño el alimento en cuestión en condiciones cuidadosamente controladas.

Esta prueba sólo se debe realizar en un hospital, con la supervisión de personal médico cualificado y con acceso al equipo médico necesario.

 

¿Tu hijo tiene alergia? Cuéntanos tu caso

 

 
Seguir leyendo:  

Etiquetas:

Añadir comentario