Reproducción asistida: Todo lo que deberías saber

En 1978 nació en Inglaterra el primer bebé de probeta.

Un hecho muy importante para miles de parejas que hasta entonces no podían cumplir el sueño de tener un hijo. Desde entonces, los avances en el campo de la reproducción asistida han sido enormes, y se espera que sigan avanzando.

Cuando oímos hablar de reproducción asistida no todo se reduce a la fertilización in vitro. Se puede hablar de distintas etapas en la reproducción asistida desde la inducción de la ovulación, el coito programado, la inducción de la ovulación en combinación con la inseminación intrauterina y la aplicación de métodos de fecundación in vitro.

Reproducción asistida, todo lo que deberías saber

Te explicamos algunos de los principales técnicas de reproducción asistida:

Inducción de la ovulación.

Es un método relativamente simple de reproducción asistida que se utiliza en aquellos casos en los que la causa de la infertilidad se encuentra en la incapacidad para liberar óvulos cada mes, como en el caso de mujeres con síndrome de ovario poliquístico.

  • Mediante fármacos se induce la ovulación. Normalmente se utiliza el citrato de clomifeno. Este fármaco se administra por vía oral y la mujer debe tomarlo durante los 5 días posteriores al inicio de su ciclo. Otra manera de estimular los ovarios es mediante el uso de gonadotropinas, que son las mismas sustancias secretadas por propia glándula pituitaria de una mujer, actuar sobre sus folículos fomentar su crecimiento y maduración
  • Pocos días después de la administración de la última dosis, la mujer debe someterse a una serie de ecografías para realizar un seguimiento del crecimiento de los folículos en los ovarios y para evaluar el grosor del endometrio.
  • Cuando los folículos han alcanzado un tamaño adecuado, se miden los niveles de LH en sangre para saber cuándo se va a producir la ovulación o se asegura a través de la administración de gonadotropina coriónica humana que induce la maduración folicular final y la ovulación. A partir de este momento, se aconseja a la pareja que tenga relaciones sexuales durante el día en el que se prevé que se produzca la ovulación.

Inseminación intrauterina.

Es un método en el que el esperma se coloca dentro del útero de la mujer. Este método se utiliza como tratamiento cuando existe problemas de esperma de leves a moderados, infertilidad inexplicable o cuando la infertilidad se debe a un factor cervical.
La inseminación intrauterina se puede realizar durante el ciclo natural de la mujer, pero para mejorar los resultados se suele combinar con una estimulación ovárica leve y la inducción de ovulación.

El día de la ovulación, se recoge el esperma del hombre que se prepara adecuadamente en el laboratorio.

Una pequeña cantidad de los espermatozoides son introducidos mediante un fino catéter a través del cuello del útero hasta la cavidad uterina. La mujer tiene que permanecer en cama durante unos minutos y luego puede volver a sus actividades cotidianas.

Las posibilidades de un embarazo con esta técnica va a depender de varios factores, pero por lo general suele estar entre un 18 a 20% . Por norma, si no hay embarazo después de 3 o 4 inseminaciones se debe proceder a la aplicación de una fecundación in vitro inseminacion-artificial-euroresidentes

Fertilización in vitro.

Con este método, la fecundación y las primeras etapas de desarrollo del óvulo fecundado se llevan a cabo fuera de la mujer, en el laboratorio.

Las parejas candidatas a este método son los que tienen problemas en las trompas de Falopio, problemas graves en los espermatozoides, fallos repetidos de otros métodos de reproducción asistida, edad avanzada de la mujer o cuando se necesita un diagnóstico genético.

La fecundación in vitro consta de varias etapas:

  • Hiperestimulación ovárica controlada. Para aumentar la eficiencia del método, se obtienen varios óvulos para poder fertilizarlos in vitro.  Para la estimulación ovárica se utilizan diferentes fármacos como las gonadotropinas (que estimulan los ovarios) y análogos de la hormona hipotalámica liberadora de gonadotropina (GnRH) y gonadotropina coriónica (que induce la maduración folicular final y la ovulación).

Durante la estimulación ovárica es imprescindible que la mujer se someta a una estrecha vigilancia mediante ecografías seriadas y mediciones de estrógeno en la sangre.

  • Extracción de los ovocitos. La recolección de los ovocitos (óvulos) contenidos en los folículos que crecen en los ovarios, después de la estimulación de drogas, se lleva a cabo entre 32-36 horas después de la inyección de gonadotropina coriónica.

Con una sedación suave,  y bajo la guía de un ultrasonido transvaginal, se introduce una aguja especial hacia los ovarios a través de las paredes vaginales para la punción de los folículos. La aguja que está conectada a un sistema de aspiración para recolectar los ovocitos. Después de haber confirmado el éxito de la recolección de los ovocitos, se toma una muestra de semen para realizar la fertilización in vitro.recoleccion-ovocitos-euroresidentes

Desde el día de la extracción de los ovocitos, la mujer debe comenzar un tratamiento con el objetivo de preparar el endometrio para aceptar el embrión.

  • Fertilización in vitro. Después de la recolección de huevos y esperma, la fertilización se lleva a cabo ese mismo día en el laboratorio. Los óvulos y espermatozoides se colocan en un medio de cultivo especial, y si todo va bien, los espermatozoides conseguirá fertilizar  los óvulos. Si todo ha ido bien, se prevé el día de la transferencia del o los embriones. inseminacion-intrauterina-euroresidentes
  • Transferencia embrionaria. La transferencia de embriones en el útero de la mujer, se suele realizar entre el 5º y 6º día después de la extracción de los ovocitos (en la etapa embrionaria de blastocisto). La transferencia de embriones es un proceso simple. Los embriones seleccionados se colocan en una jeringa especial a través del cuello del útero a la cavidad uterina.

El número de embriones transferidos cada vez que se determina por factores como la edad de la mujer y la calidad de los embriones disponibles, y se restringe aún más para evitar los embarazos múltiples.

La mujer puede reanudar sus actividades habituales, incluido su trabajo, siempre que que el médico no recomiende lo contrario.

En los casos en los que los espermatozoides no son capaces de fertilizar los óvulos durante el cultivo se lleva a cabo una técnica que se conoce como inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), y está recomendada en el caso de parejas que enfrentan trastornos de esperma graves.

Esta técnicas utiliza la ayuda de microinstrumental especial para realizar una pequeña incisión en la zona que rodea el ovocito y se introduce un espermatozoide dentro del óvulo, aumentando así las posibilidades de fertilización. La técnica de ICSI se debe realizar sólo cuando sea necesario ya que implica un mayor grado de intervención.

icsi-fertilizacion-euroresidentes

Seguir leyendo:


Añadir comentario