Embarazada en verano: 7 Consejos para soportar mejor el calor

El calor del verano es percibido con más intensidad por la mujer embarazada

La temperatura corporal aumenta debido al cambio metabólico que se produce durante el embarazo.

¿Sabías que cuando una mujer está embarazada su temperatura corporal sube aproximadamente un par de grados?

Además con el calor y la humedad del verano, el embarazo puede hacerse un poco agotador. Algunos de los síntomas del embarazo pueden empeorar, lo que puede hacer que los meses de verano la embarazada se sienta más incómoda y agotada.

Consejos para un embarazo en verano
El aumento de la temperatura basal es uno de los primeros signos del embarazo. A medida que el cuerpo libera progesterona durante el embarazo, la temperatura corporal de la mujer se aumentará aproximadamente un grado por encima de lo normal. Los cambios metabólicos que se producen durante el embarazo también pueden causar que la temperatura corporal aumente ligeramente.

¿Cómo aliviar el calor en el embarazo?

Las mujeres embarazadas son más susceptibles a la hipertermia o sobrecalentamiento, lo que no solo puede afectar al desarrollo del bebé si no que también puede conducir a la deshidratación de la madre. Hay formas simples de que las embarazadas puedan soportar mejor estos meses de verano, además de encendiendo el aire acondicionado.

  • Beber más de 2 litros de agua al día

Intenta mantener siempre una botella de agua cerca e ir bebiendo con frecuencia a lo largo del día. No esperes a tener sed ya que la sed ya es un signo de deshidratación.

La deshidratación de la madre puede provocar la reducción del suministro de sangre al bebé y aumentar el riesgo de contracciones prematuras.Cómo llevar un embarazo en verano: 7 Consejos

  • Limita la exposición al calor

Intenta permanecer en lugares frescos y ventilados en los momentos más calurosos del día. Si quieres salir a caminar, a la playa o a la piscina, evita las horas de más calor.

  • Usa ropa transpirable

Lo mejor es usar ropa suelta, de color claro y preferentemente de algodón.

  • Refréscate

Si tienes dificultades para sentirte fresca, incluso cuando estás en casa, prueba dándote alguna ducha o colocando paños fríos y húmedos en el cuello y en la frente. Esto ayudará a reducir la temperatura corporal y la sudoración.

  • Reduce la cantidad de ejercicio

Aunque estés acostumbrada a hacer ejercicio, ahora con el calor del verano, lo mejor es reducir tanto la duración como la intensidad del ejercicio. Caminar, nadar o incluso practicar algo de yoga son alguna formas de mantenerse activa, pero sin esforzar en exceso el cuerpo.

  • Come cantidades pequeñas

Comer varias comidas pequeñas a lo largo del día ayuda a regular el metabolismo y la temperatura corporal mejor que las comidas más copiosas.

  • Reposo

Además de aliviar el cansancio, tomarse un tiempo para descansar a lo largo del día es una buena forma de mantenerte fresca este verano.

Es importante que tengas en cuenta, que aunque es normal que tu temperatura corporal aumente un poco en los meses de verano, cuando sea superior a 38ºC debes consultar con el médico ya que podría ser signo de una infección que debe ser tratada.

Seguir leyendo:


Añadir comentario