¿Por qué es tan importante tratar un ictus con rapidez?

Cuando a una zona del cerebro no le llega sangre (ictus) las neuronas de esa zona mueren, cuanto más se tarde en tratar un ictus más neuronas van a morir.

Se estima que cada 3 minutos mueren 1 millón de neuronas en la zona donde se ha producido el cierre o infarto.

En la zona próxima al infarto (zona de influencia del vaso) las neuronas aguantan 6 horas antes de morir, a pesar del bajo riego sanguíneo que nutre la zona.

Si no se actúa con rapidez el paciente puede quedarse sin tratamiento porque ya no sería eficaz.

hospital-familia

En un ictus isquémico se produce una oclusión (cierre) de un vaso cerebral por un trombo o embolo.

Eso produce una isquemia (disminución de la circulación cerebral en una región cerebral) que produce una muerte de tejido cerebral (necrosis) dando lugar al infarto cerebral.

Esa muerte cerebral se produce de manera progresiva en unas horas, las primeras neuronas en morirse casi de manera inmediata son las que están más cerca de la oclusión (core del infarto) y posteriormente se morirían las más lejanas que están en la llamada área de penumbra.

Si se consigue desobstruir el vaso se recuperaría la circulación en la zona y se podrían salvar algunas neuronas, sobre todo las que están en la llamada área de penumbra.

 

¿De qué depende que se puedan salvar las neuronas?

  • Del tiempo que se tarde en recuperar la circulación sanguínea en la zona
  • Y de la capacidad individual que tengan las neuronas de resistir a la isquemia.

 

Hoy en día existen dos tipos de tratamientos para desobstruir un vaso

  • Uno de ellos es un fármaco llamado rTPA (ateplasa) que se pone por vía intravenosa y que diluye la sangre con un efecto fibrinolítico (dilución del trombo).
  • Y el otro es la retirada del trombo mediante un catéter que se introduce a través de un vaso de la ingle y sube hasta la zona de la cabeza hasta donde se encuentra el trombo e intenta retirarlo mediante dispositivos (tipo stent, “sacacorchos” o aspiradores).

No todos los pacientes pueden tener indicación de ambos tratamientos, depende del tipo de trombo, tamaño y situación.

La eficacia de estos tratamientos es alta, tras suministrar alguno de los dos tratamientos hasta un 45% de los pacientes mejoran lo suficiente para quedarse prácticamente sin secuelas pasados tres meses del ictus.

La retirada del trombo mediante un catéter (trombectomía) lo realizan muy pocos grupos en el mundo, el Hospital Clínico Virgen de la Arrixaca de Murcia cuenta con un equipo especialista en este tipo de intervenciones muy bueno.

 

¿Todos los pacientes con un ictus se pueden tratar?

Aunque los tratamientos son muy eficaces,  hoy en día sólo se pueden tratar entre un 10 y un 20% de todos los pacientes que tienen un ictus, debido a que:

  • Los tratamientos tienen contraindicaciones que hacen que en algunos casos no se puedan suministrar.
  • Son tratamientos con efectos secundarios importantes que hacen que en determinadas circunstancias no se puedan emplear.
  • Son tratamientos tiempo-dependientes, y si ha pasado más de 4-6 horas desde el inicio de los síntomas, en la mayoría de los casos, ya no se puede aplicar el tratamiento porque no sería eficaz (ya estaría casi todo el tejido cerebral muerto y no sería útil realizar el tratamiento).

De modo que la rapidez con la que se actúa ante un caso de ictus es vital para evitar importantes secuelas, puesto que el órgano dañado es el cerebro.

 

Vídeo en el que la Dra. Ana Morales le explica al Dr. Juan Madrid cómo se trata los ictus.

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario