¿Cómo influye el tipo de turnicidad laboral en el sueño?

Trabajar a turnos o la turnicidad laboral provoca importantes trastornos del sueño, ya que el trabajador no es capaz de adaptarse a los cambios de horarios.

En estas personas el riesgo de padecer un trastorno del sueño es 4 veces mayor que en aquellas que tienen un turno fijo.

En los turnos de mañana, al tener que madrugar más, se reduce el sueño paradójico, por el contrario, durante los turnos de noche, se observa una reducción del sueño profundo, con lo que se dificulta la recuperación psíquica o física, respectivamente.

Veamos que trastorno provoca los cambios de turno de trabajo

 

turnos-de-trabajo

Existen distintos tipos de trastornos del sueño relacionados con las alteraciones del ritmo circadiano:

  • Tipo jet-lag.
  • Tipo cambios de turno de trabajo.
  • Tipo patrón de sueño retrasado.
  • Tipo patrón de sueño avanzado.
  • Tipo ausencia de patrón sueño-vigilia de 24 horas.

En este tipo de trastorno del sueño el patrón sueño-vigilia es normal.

La alteración aparece por el conflicto que impone el nuevo turno de trabajo sobre el ritmo normal de sueño.

 

Rotaciones lentas o cambios inesperados

Los trabajadores sometidos a rotaciones lentas en el turno de trabajo o a cambios inesperados son los que tienen más dificultades ya que se les imposibilita cualquier tipo de adaptación de su ritmo circadiano.

Normalmente entre el 4º y 5º quinto día de trabajar en un turno nuevo el patrón de sueño empieza a sincronizarse con el nuevo horario, por lo que si cambiamos de horario cuando comienza la resincronización puede resultar perjudicial.

 

Turno nocturno

Los trabajadores con turno de noche presentan un patrón del sueño similar a los anteriores trabajadores muestran:

  • Menor duración del sueño y una mayor frecuencia de alteraciones en la continuidad del mismo.
  • Mayor somnolencia en horarios en los que necesitarían estar despiertos (a mitad de la noche).

La desincronización se ve exacerbada a causa de unas horas de sueño insuficientes, exigencias sociales y familiares, o circunstancias ambientales (ruidos del teléfono, tráfico…) que perturban su descanso.

La dificultad para adaptarse a un nuevo turno de trabajo suele traducirse en:

  • Afectación de las relaciones laborales, familiares y sociales.

 

Como en cualquier tipo de trastorno del ritmo circadiano puede existir un historial de consumo de alcohol, ansiolíticos, hipnóticos o estimulantes, lo cual puede exacerbar el trastorno del ritmo circadiano.

 

Vídeo en el que la Dra Virginia Izura explica cómo la turnicidad laboral puede provocar un importante trastorno en el sueño de las personas que lo realizan.

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario