Soplos en niños y adolescentes

¿Qué significa que un niño tiene un soplo? ¿Es algo preocupante?

Los soplos cardíacos son muy frecuentes, y a muchos niños se les detecta en algún momento de su vida.

Los padres se pueden preocupar bastante cuando les dicen que su hijo tiene un soplo cardíaco. Pero en la mayoría de los casos los soplos no son motivo de preocupación y no afectan en absoluto a la salud del niño.

Te contamos algunas cosas más sobre los soplos cardíacos en niños y adolescentes que te van a resultar muy interesantes.

Soplos en niños y adolescentes

¿Es muy frecuente los soplos cardíacos en los niños?

6 de cada 10 niños pueden tener un soplo.

Se producen como consecuencia del propio funcionamiento del corazón, y no significa que tengan ninguna lesión.

El corazón de un niño es hiperdinámico. Es un motor de dos tiempos que va muy rápido y expulsa la sangre a gran velocidad.

Es más frecuente detectarlos en los niños que están delgados, que tienen un torso pequeño. Al poner el fonendoscopio para auscultarlos se escucha la sangre que sale a gran velocidad por un corazón pequeño que la expulsa por la aorta, la gran tubería del corazón, y se escucha un sonido que corresponde al soplo.

Pero hay que quitarles a los padres esa preocupación. Si se ha descartado que exista enfermedad, no hay que hacer ni siquiera seguimiento de estos soplos porque son algo normal. Y además se corre el riesgo de estigmatizar e hiperproteger al niño.

 

¿Y si en vez de un niño es un adolescente?

Entre un 30-40% de los casos no son patológicos.

En este caso hay que afinar un poco más y fijarse en otras cosas, pero también es frecuente en jóvenes adolescentes entre 13-14 años se escuchen soplos, sobre todo en caso de adolescentes delgados, en lo que debido a su complexión es más fácil escucharlos.

 

¿En qué se fija el cardiólogo?

  • Tonalidad, es uno de los primeros aspectos en los que se fija el cardiólogo
  • Aspecto del niño:
    • Bajo peso y un bajo crecimiento, porque no sus órganos no están bien oxigenados por la sangre
    • Aspecto de las uñas y color de los labios
  • Otras enfermedades. Como por ejemplo el síndrome de Down que tiene patologías de la propia comunicación del corazón
  • Palpación. Hay que tocarles el tórax y ver si tienen lo que se conoce como frémito o vibración. Es cuando hay una velocidad, una turbulencia que generalmente se produce en los niños cuando hay una comunicación entre los dos ventrículos.

Si se toca en la zona conocida como mesocardio y se nota un temblor fino, y sin necesidad de auscultar, ya se puede hacer el diagnóstico de que existe una comunicación interventricular.

  • Intensidad. No siempre intensidad es equivalente a la gravedad. A veces una pequeña comunicación puede producir una gran turbulencia. Un soplo intenso no quiere decir más grave, hay que conocer el origen. Esto lo tiene que clarificar el cardiólogo, que es el que dispone de las herramientas y la experiencia.

 

En el siguiente vídeo, el Dr. Vicente Tomás explica al Dr. Juan Madrid algunos aspectos relevantes de los soplos en niños y adolescentes:

 

Lecturas relacionadas:


2 Comentarios
Mari Carmen Arce 13 octubre, 2017

Excelente entrevista por parte de Juan Madrid a Tomás Vicente; es un gran orgullo tener a médicos de este calibre en la Región de Murcia. Tomás Vicente deja muy claro que no hay que tener miedo a los soplos entre los mas pequeños, cosa que alarma mucho entre nosotros los padres. Hay grandes medicos, como es el caso se Tomas Vicente, pero es aun mejor como persona. Enorabueno Amigo ! Mari Carmen Arce Plana

Raquel Pomares 13 octubre, 2017

Muchas gracias Mari Carmen! Un saludo!


Añadir comentario