Mi experiencia con un sensor de monitorización continua de glucosa

Puedes medir los niveles de glucosa sin pincharte todos los días, sin tiras reactivas y sin sangre

La experiencia con el sensor es muy buena, y muy aconsejable para todas las personas que tienen diabetes.

Está compuesto por un sensor que posee un filamento flexible que se inserta bajo la piel y un transmisor que envía la señal a un dispositivo receptor que ofrece la lectura en pantalla.

A diferencia de los medidores de glucosa capilar:

  • Es un sistema de control de glucosa muy cómodo y útil. Con un pequeño sensor se puede recoger y almacenar los valores de glucosa día y noche
  • Es un sistema discreto. Permite escanear el sensor a través de la ropaEs un sensor que está indicado para su colocación en la parte posterior del brazo o en el glúteo, una buena opción sobre todo en los meses de verano en los que el tipo de ropa que se utiliza no tapa el sensor. Independientemente del si se pone en el brazo o en el glúteo la fiabilidad es la misma.
  • Se debe cambiar cada 14 días. Solo es necesario aplicar un sensor nuevo cada 2 semanas
  • Lo que mide es glucosa en el líquido intersticial, es decir, el líquido que hay entre las células, y no la glucosa en sangre. Va insertado con un terminal flexible que se sitúa en el espacio intersticial, donde se va empapando del líquido intersticial y va detectando la glucemia que hay en ese líquido, que es similar a la glucemia capilar.

Monitor contínuo de glucosa

Ventajas del uso del sensor de monitorización continua

  • Evitar los pinchazos en el dedo
  • Permite hacer una lectura continua de los valores de glucosa. Cada vez que se quiera se puede conocer cómo está la glucosa, lo que permite un mejor control de la diabetes
  • Informa de la tendencia de los niveles de glucosa. Mediante gráficas y flechas va indicando si la glucosa se va a mantener constante, si hay una tendencia de sus niveles a aumentar o a disminuir. Esto permite adelantarte a la hipoglucemia y la hiperglucemia, lo que es algo muy ventajoso desde el punto de vista del manejo de la diabetes, ya que permite tomar decisiones y mejorar la calidad de vida.
  • Su utilización podría disminuir las complicaciones, y por tanto los costes asociados a la diabetes.

Desventajas del uso del sensor de monitorización continua

  • No está financiado. En España, a día de hoy, el sensor de monitorización continua no están financiados por los sistemas públicos de salud.
  • Coste elevado. Su precio es de 60 €, por lo que al mes sería un gasto de 120 €
  • Duración limitada. Hay que cambiarlo cada 14 días

 

En el siguiente vídeo la Dra. Lydia Serrano nos explica cómo ha sido su experiencia con el sensor de monitorización continua de glucosa:

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario