¿Qué repercusión tiene la turnicidad laboral sobre la salud?

La turnicidad laboral y los trastornos del sueño pueden provocar alteraciones digestivas, alteraciones cardiocirculatorias, trastornos psiquiátricos y efectos psicológicos, trastornos metabólicos y endocrinos, trastornos ginecológicos y reproductivos.

Veamos qué consecuencias producen estas alteraciones en nuestra salud:

alteracion-del-sueno

Alteraciones digestivas

El horario de trabajo afecta a la calidad, cantidad y ritmo de las comidas. Las consecuencias de la interrupción de los ciclos circadianos digestivos vienen agravadas por:

  1. Los trabajadores suelen comer a disgusto y con poco apetito por no poder hacer la comida principal con la familia.
  2. A veces se saltan alguna comida, especialmente en el trabajo a turnos (el desayuno después del turno de noche).
  3. Los alimentos están mal repartidos a lo largo de la jornada y suelen ser de alto contenido calórico con abuso de la ingesta de grasas.
  4. Suele haber un aumento del consumo de café, tabaco y excitantes para combatir el sueño.

Las alteraciones más frecuentes que pueden darse en este tipo de trabajos son:

  • Dispepsia.
  • Gastritis.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Flatulencia.
  • Estreñimiento.
  • Ulcera  de  estómago (en  relación  con  las  alteraciones hipotalámicas que  surgen  como consecuencia del conflicto existente entre los ritmos orgánicos y los ritmos laborales). El riesgo es 3,9 veces mayor que en trabajadores a turno fijo.

 

Alteraciones cardiocirculatorias

Las personas que trabajan de noche utilizan más energía y recursos vitales durante la noche, mientras que la calidad del sueño que obtienen durante el día hace poco probable que se reparen los daños que puedan causarse a su salud.

Por lo tanto, si el esfuerzo en el trabajo nocturno es mayor, el corazón deberá adaptarse a ese esfuerzo para hacer frente a las demandas del organismo.

Según algunos estudios, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es 1,83 veces más alto que en diabéticos.

Los trastornos del sueño conllevan asociados un riesgo 5 veces mayor de sufrir síndrome metabólico: Obesidad, hipertensión, diabetes, dislipemia.

Los  trastornos  cardiovasculares más  frecuentes  entre los trabajadores a turnos son:  enfermedades  coronarias,  arritmias e  hipertensión  arterial.

Con respecto a la hipertensión arterial, un estudio realizado en enfermeras ha observado que durante el turno de noche sus valores son más altos que durante el turno de día.

El riesgo de cardiopatía isquémica según la mayoría de los estudios no es significativamente alto, aunque sí se ha podido observar cómo ésta ocurre a edades más jóvenes.

En los trabajadores a turnos se detectan niveles de noradrenalina más altos, lo que ocasiona un predominio simpático que favorece el desarrollo de arritmias.

 

¿Qué repercusión tiene la turnicidad laboral sobre la salud?

Trastornos psiquiátricos y efectos psicológicos

Los turnos rotatorios afectan más a las mujeres y que el trabajo nocturno afecta más a los hombres.

El aumento de morbilidad nerviosa por fatiga de las personas que trabajan de noche, es debido a la alternancia de los horarios y, sobre todo, a la nocturnidad, que es un agravante en sí misma.

El trabajo nocturno genera fatiga por un doble motivo: se ejecuta en período de desactivación (período en el que disminuyen las capacidades de las personas) y, a la vez, el sueño posterior es menos reparador porque se realiza en periodo de activación. Esto es lo que desencadena la neurosis del trabajador nocturno.

Existe, también una mayor tendencia a padecer un trastorno depresivo conocido como trastorno afectivo emocional.

El trastorno afectivo estacional es también conocido como desorden afectivo estacional (SAD, del inglés seasonal affective disorder), es un tipo de depresión que acompaña a las estaciones.

El tipo más común de SAD es la llamada depresión del invierno, ocurre cuando los días en invierno son más cortos y las noches más largas.

Puede haber sentimiento de depresión, pereza, fatiga, apetencia por alimentos dulces, cefaleas, trastornos del sueño e irritabilidad.

Por otro lado, en los trabajadores a turnos se ha encontrado una mayor prevalencia de ideas suicidas.

 

Trastornos metabólicos y endocrinos

La obesidad (provocada por las modificaciones cualitativas y cuantitativas de los alimentos, el mayor consumo de bocadillos, alcohol, grasas, etc.), el aumento de triglicéridos séricos y las bajas concentraciones de colesterol HDL se observan más a menudo en trabajadores a turnos.

Existe también una mayor frecuencia de alteraciones de los tests de intolerancia a la glucosa.

Los niveles de cortisol son más bajos en trabajadores a turnos que en los diurnos, mientras que los de tirosina están más elevados.

 

Trastornos ginecológicos y reproductivos

De una manera prudente, puede considerarse el trabajo a turnos como un potencial factor de riesgo de la reproducción ya que se ha relacionado con una mayor frecuencia de abortos espontáneos, partos prematuros y bajo peso al nacer.

No existe acuerdo en lo referente a las alteraciones menstruales por lo que éstas pueden ser ocasionadas por otros motivos.

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario