¿Qué es una depresión?

La depresión es una enfermedad del cerebro, no un estado de tristeza como la gente cree, que sucede por una circunstancia vital estresante que va en contra de lo que el individuo espera.

¿Qué es la depresión?

¿Qué sucede en una depresión?

La depresión es una enfermedad que tiene que ver con las estructuras cerebrales, con lo que llamaríamos el sistema límbico, donde se procesan las emociones

Las neuronas se comunican entre sí, por medio de neurotransmisores, algunos de estos son la serotonina, dopamina, noradrenalina. Cuando hay una depresión los neurotransmisores no están funcionando como deben y se traducen en una clínica donde el sufrimiento toma cuerpo y hay que tratarla como una enfermedad.

En una depresión los neurotransmisores no están funcionando correctamente pero también puede suceder que falten o que no haya receptores, y además hay una cantidad de circunstancias añadidas que tienen que ver con la estructura cerebral y con circunstancias ambientales que influyen en el estado de ánimo.

La depresión que es una enfermedad donde se sufre mucho, algunos pacientes lo definen como un infierno en vida.

En una depresión no hay que poner voluntad para salir de ella, lo que hay que hacer es tratarla.

En las depresiones hay que poner un tratamiento que ponga los neurotransmisores a funcionar.

En el siguiente post veremos los síntomas que tiene una persona con depresión.

Vídeo en el que el Dr Francisco Toledo explica a Juan Madrid qué es una depresión.


5 Comentarios
Joan 2 diciembre, 2017

Si todo el mundo te abandona,si nadie te quiere,si nadie te cuida,si nadie te ayuda,si nadie te habla ni nadie quiere escucharte,si te has vuelto invisible,si sólo se acuerdan de ti cuando ocurre algo malo,si te utilizan de chivo expiatorio,si nadie quiere acercarse a ti ni relacionarse contigo,si no tienes recursos materiales ni los vas a tener,si no tienes capital financiero ni relacional.Si te gritan,si te insultan,si te menosprecian,Si no quieren compartir nada contigo,si no les gusta ir cotigo a ningun sitio,si tu presencia les molesta y así te lo hacen saber, si te echan absolutamente de sus vidas,si no tienes nada que ofrecer.Si jamás te han preguntado cómo vas con tu problema. Etc.etc.etc. Y todo esto ocurre día tras día, año tras año. Si prácticamente lo único que puedes esperar es la muerte. Cómo no vas a caer en depresión y lo que es peor cómo se puede salir de ésta. Te estás ahogando y no hay manera de salir de corriente que te arrastra,hay socorristas pero pasan de largo y nunca te van ver... Además si uno tiene depresión es porque quiere: que salga,que se relacione,que haga un viaje, que se divierta...

Dr. Juan Madrid 2 diciembre, 2017

Estimado Joan: Con seguridad sería pertinente solicitar ayuda en su centro de salud. Algunos datos que aporta sugieren que no debería demorarse en hacerlo. Nos gustaría dar una respuesta práctica que le mejorase su estado de ánimo, pero pensamos que sería mucho mas efectivo consultar directamente con un psicólogo. Insisto, no lo demore. Francisco Toledo


Mariana Domingo 10 abril, 2017

Buenos días. No quería entrar en el tema, pero es que no puedo estar más en desacuerdo con lo que decís. He sufrido en toda mi vida dos episodios de depresión muy fuertes. Uno cuando tenía 9 años y otro cuando tenía 17. En la primera ocasión, no me mediqué, porque era tan pequeña que ni si quiera mi madre supo entender qué me sucedía. Yo solo sé que durante un periodo de 6 meses dejé de comer, de dormir, lloraba a todas horas, no quería ir al colegio (cuando a mi me encantaba), no podía vivir ... hasta que realicé un viaje a la otra punta del mundo y básicamente, me olvidé de estos malos sentimientos. La segunda vez que sufrí de depresión, con 17 años, fue mucho peor, ya que se juntó con una anorexia nerviosa. Obviamente, esta vez mis padres se asustaron muchísimo y me trataron. Iba al psicólogo, al psiquiatra, a mi médico, a una enfermera para que controlara mi peso... y a la vez que me amenazaban con internarme en una clínica, me daban millones de pastillas... Llegué a pesar 38 kilos (con 1'61 de altura) y cada vez estaba peor. Las pastillas me daban sueño, luego por reír, luego por llorar, no quería salir de casa, me sentía mal por no comer, por no hacerle caso a mis padres... y encima, con tanto médico y tantas pastillas, mis estudios fueron en picado, cuando siempre he sido una alumna brillante. Hasta que un día, básicamente me cansé de todo y de todos, y le dije a mi madre que este círculo en el que nos estábamos metiendo, no me iba a ayudar. Le dije que si dejaba de ir a tanto médico y de ir drogada todo el día, me recuperaría, PORQUE UNO TIENE QUE QUERER PARA PODER. Y da igual que te lo digan tus padres, psicólogos o psiquiatras, si uno no pone de su parte, no sale de ahí. Así que está muy bien que queráis vender que los medicamentos son los que te ayudan a recuperarte, pero esto NO SIEMPRE es verdad. Conozco a muchísima gente en esta situación, medicándose durante muchos años y NO HA SURGIDO NINGÚN EFECTO, es más, han acabado de la peor forma posible. Así que antes de prometerle al mundo que la depresión se cura con pastillas, porque hay algo de tu cerebro que no funciona bien... quizás deberíais mirar el problema desde otra perspectiva. Porque curar el síntoma, sin indagar en la causa de éste... es bastante peligroso


Jaime Richart 23 marzo, 2017

Yo padecí una depresión endógena profunda en 1986. Ahora tengo 78 años. Batallé lo indecible por mi cuenta para superarla, sin medicamentos. Pasado un año fui al médico. Un mes de tratamiento con FROSINOR me la resolvió. Seguro que ya está "superado" ese medicamento, como si una cosa que es eficaz tuviese que perfeccionarse por narices -perdón, sí o sí, como dicen hoy los académicos- que es el criterio de la actualidad. (Pues sépase que cosas como ésta, presentes en tantas cosas, puede acabar desencadenando depresión en personas inteligentes y/o sensibles)

Doctor Juan Madrid 23 marzo, 2017

Efectivamente Jaime, una depresión la puede padecer cualquiera. Me alegro mucho de tu superación. Un saludo.


Añadir comentario