Si tu hijo tiene un soplo en el corazón ¿en qué casos hay que preocuparse?

El soplo supone el primer motivo para derivar un niño al cardiólogo

Aunque en la mayoría de los casos los soplos cardíacos son inofensivos, en algunas ocasiones pueden indicar que hay un problema en el corazón.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Soplo inocente

Si el pediatra le ha diagnosticado un soplo

Después de hacer una historia clínica, una exploración con su ecocardiograma y electrocardiograma el cardiólogo diagnostica un soplo funcional.

Lo primero es tranquilizar a los padres. Hay que explicarle muy bien que un soplo funcional no es equivalente a enfermedad, que únicamente lo que se escucha es el sonido de la sangre al pasar por el corazón y la eyección de la sangre.

Se le da el alta al niño. No es necesario volver a acudir a la consulta del cardiólogo porque se corre el riesgo de estigmatizar e hiperproteger a ese niño.

Como el soplo no es por enfermedad, el niño puede hacer una vida completamente normal, incluido el ejercicio físico

 

¿En qué casos habría que volver a revisión con el cardiólogo?

Hay niños que tienen soplos porque la aorta en vez de tener tres puertas tiene dos. Es lo que se conoce como aorta bivalva, que es muy frecuente pero no tiene ninguna repercusión.

Es una malformación, pero el corazón funciona bien. En estos casos, salvo que haya algún cambio, los niños también pueden hacer vida normal incluido practicar ejercicio físico.

Hay que hacer un seguimiento anual para ver la evolución en el tiempo.

Existen otras malformaciones de más entidad, que no afectan a las válvulas, que es una comunicación entre cavidades que a veces son muy pequeñas y no hay que hacer nada. En estos casos también hay que ver la evolución mediante un seguimiento.

Salvo excepciones, en estos casos tampoco habría restricciones en cuanto a la práctica de ejercicio. Solo en algunos casos puede que esté recomendado evitar los deportes de alta competición.

Todo esto sería extrapolable a los adolescentes.

 

Soplo en adultos ¿cuándo habría que preocuparse?

Sobre todo en personas con una cierta edad es importante hacer un seguimiento.

En personas de más de 60-65 años que han empezado a mostrar afectación de sus válvulas por el proceso degenerativo hay que hacer un seguimiento. Si tienen una lesión valvular aórtica ligera, que es la más frecuente, hay que hacer seguimiento cada año.

Aunque siempre se le advierte al paciente, porque el proceso es muy evolutivo sobre todo en pacientes que tienen el riesgo degenerativo, que son diabéticos o han sido fumadores, que si notan que se fatigan consulten nuevamente antes del año.

La clínica es muy importante.

Los tres signos más importantes de la afectación valvular en las personas mayores son:

  • Fatiga
  • Opresión en el pecho
  • Pérdida de conocimiento. Si no sale suficiente sangre del corazón, no le llega suficiente sangre al cerebro y se marean frecuentemente

 

En el siguiente vídeo, el Dr. Tomás Vicente explica al Dr. Juan Madrid los casos en los que es importante que el cardiólogo haga un seguimiento de los soplos en el corazón:

 

Lecturas relacionadas: 


Añadir comentario