Microprolactinoma y macroprolactinoma en el embarazo

Vamos a explicar el microprolactinoma y macroprolactinoma en el embarazo a través de un caso clínico.

microprolactinoma y macroprolactinoma en el embarazo

Nuestra paciente es una mujer que tiene un microprolactinoma, es decir, un tumor  hipofisiario productor de prolactina menor de 1 cm, que tiene síntomas tales como amenorrea (no tiene la regla), infertilidad, etc. Como tratamiento se le puso los fármacos que ya hemos comentado en alguna ocasión y que se llaman agonistas dopaminérgicos. Recordemos que estos fármacos hacen una función similar a la dopamina, es decir, disminuye los niveles de prolactina. Además, estos agonistas dopaminérgicos no solo disminuye la prolactina sino también disminuyen el tamaño del microprolactinoma. Y resulta que esta mujer se queda embarazada.

¿Qué es lo que debemos de hacer?

Lo indicado es suspender el tratamiento para no someter al feto al influjo de este medicamento. Aunque a largo plazo se ha visto que algunas pacientes que han llevado el tratamiento no les ha ocasiona ninguna alteración, lo indicado de entrada es suspender el tratamiento.

También se ha visto que cuando la mujer se entera de que está embarazada puede llevar varias semanas consumiendo este fármaco, pero no pasa nada, siempre y cuando, una vez confirmado el embarazo se retire la medicación.

¿Qué le sucede a la hipófisis cuando una mujer se queda embarazada?

Cuando una mujer se queda embarazada, tenga un microprolactinoma o no lo tenga, el volumen de la hipófisis se duplica durante la gestación, debido a los cambios hormonales que hay en el embarazo. Además, una cosa importante es que, la prolactina no nos sirve como indicador de que puede haber un crecimiento del microprolactinoma porque en cualquier mujer la prolactina, a lo largo del embarazo, va aumentando y llega a aumentar hasta 10 veces el valor anterior al embarazo, por tanto, en una mujer con un microprolactinoma también puede ir aumentando la prolactina y esto no nos va a indicar que ha aumentado el tamaño de microprolactinoma

Entonces qué seguimiento le vamos a hacer a una mujer que tiene un microprolactinoma y está embarazada y hemos suspendido el tratamiento con los fármacos que llevaba?

Pues la tenemos que ver trimestralmente para ver clínicamente como está, y también es muy importante advertirle, aunque es muy raro, que si tiene dolor de cabeza intenso o si tiene alteraciones visuales debe acudir a urgencias porque en estos casos habrá que hacerle una resonancia sin contraste, sin gadolinio, para ver si ha aumentado el tamaño del microprolactinoma.

¿Y si la paciente tiene un macroprolactinoma y está embarazada?

Si la paciente tiene un macroprolactinoma, es decir, tiene un tumor de más de un centímetro pero no se sale de la hipófisis y, por lo tanto, no comprime las estructuras vecinas y está con tratamiento, con agonistas dopaminérgicos,  y se queda embarazada, también hay que suspender el tratamiento porque se ha visto que las posibilidades de crecimiento del tumor son escasas, siempre y cuando no exista crecimiento fuera de la silla turca. Al igual que en el caso anterior es muy importante insistirle que si tiene dolor de cabeza o si tiene alteraciones visuales acuda a urgencias, para que se le realice una resonancia sin gadolinio, sin contraste porque si le ha aumentado el tamaño del macroprolactinoma debemos de iniciar, aunque esté embarazada, el tratamiento con un análogo a la dopamina, que se llama bromocriptina y de esta manera podemos conseguir que disminuya el tamaño del tumor.

Espero que con esto tenga las ideas claras del tratamiento a seguir pero lógicamente debe de ser tu endocrino el que vaya siguiendo tu evolución.


Añadir comentario