¿Es necesaria alguna prueba complementaria en el diagnóstico del autismo?

Cuando se tiene totalmente claro no son necesarias, pero ante la más mínima duda es necesario hacer algunas pruebas

En principio, el diagnóstico de un niño con un trastorno del espectro autista se basa en la clínica. Pero en el caso de duda ¿se suele hacer de manera habitual alguna exploración complementarias como un análisis de sangre, resonancia o electroencefalograma?

En este sentido, la que Academia Americana de Pediatría no recomienda hacer pruebas médicas a niños con trastorno del espectro autista que tienen:

  • Una fisonomía normal
  • Una exploración neurológica normal
  • Que no tiene ninguna complicación, como por ejemplo retraso mental, retraso psicomotor o epilepsia.

El rendimiento de la prueba médica es muy bajo. Es decir, que normalmente cualquier prueba médica que se realice al niño va a ser normal

 Pruebas complementarias en el autismo

¿Cuándo está recomendado hacer alguna prueba médica?

Hay que hacer exámenes complementarios:

  • Cuando hay alguna alguna anomalía en la fisonomía del niño, en el fenotipo.
  • Cuando hay alguna alteración en la exploración neurológica
  • cuando hay sospechas o evidencias de un retraso intelectual o de un retraso psicomotor
  • cuando ha habido alguna crisis de tipo epiléptico
En estos casos las pruebas que habitualmente se suelen hacer son:
  • Resonancia magnética del cerebro, para ver la forma del cerebro
  • Electroencefalograma de sueño. De este modo se consiguen ver más anomalías que cuando está despierto (en vigilia)
  • Cribado metabólico, que se trata de un estudio de trastornos metabólicos
  • Estudio genético. Hoy en día en vez de hacer un cariotipo convencional, se suele hacer un estudio más completo con un barrido total del genoma, que son lo que llamamos los “array”. Se trata de una nueva  técnica que permite ver con con mayor nitidez pequeños problemas microdelecciones o duplicaciones en el genoma humano.
  • Pruebas de audición. Siempre está recomendado realizar unos potenciales auditivos de tronco cerebral. Estas pruebas de audición están recomendadas porque en un trabajo de investigación se encontró que hasta el 44% de los niños con trastorno del espectro autista tenían problemas de audición. Es conveniente descartar los problemas de audición con esta prueba, porque en el caso de detectarse el problema de audición hay que tratarlo también.

 

En el siguiente vídeo, el Dr. Alberto Puche explica al Dr. Juan Madrid cuándo es necesario realizar alguna prueba para el diagnóstico del autismo:


Añadir comentario