Reduce un 30% el riesgo de cáncer de mama con la dieta mediterránea

El cáncer de mama es una enfermedad muy frecuente, para prevenirla se debe actuar sobre los factores de riesgo que favorecen su desarrollo, como puede ser la dieta.

Existen numerosos estudios que avalan que seguir un patrón dietético saludable como es la dieta mediterránea puede ayudar a prevenir algunos tipos de cánceres como el cáncer de mama.

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Salud Carlos III y el grupo de Investigación de cáncer de mama demostraron cómo la dieta mediterránea puede disminuir un 30 % las probabilidades de tener este tipo de cáncer. Y además, el tipo de cáncer de mama que más disminuye es el más agresivo, el triple negativo.

Profundicemos en este estudio

comida-mediterranea

¿Quién ha realizado el estudio?

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III y el grupo de Investigación de cáncer de mama.

Estos publicaron en septiembre de 2014 un estudio, en el “British Journal of Cáncer”, en el que participaron 23 unidades de oncología de hospitales españoles.

¿Cuántas mujeres participaron en el estudio?

Participaron 1.017 mujeres diagnosticadas de cáncer de mama, con una edad media de 50 años y otras 1.017 mujeres con edades similares sin cáncer de mama.

¿Qué les hicieron a esas mujeres?

Se les hizo en cuestionario muy detallado de la alimentación que habían seguido los últimos 5 años.
Se tuvieron en cuenta más de 100 marcadores, esto les permitió definir 3 patrones de dietas diferentes:

  • Dieta mediterránea
  • Dieta “occidental”
  • Dieta “prudente”

 

En qué consistía cada uno de esos tipos de dieta

Resumido de forma rápida:

  • La dieta mediterránea: se caracteriza por ser una dieta rica en pescado, verduras, frutas y legumbres, aceite de oliva, y un bajo consumo de zumo y bebidas calóricas.
  • La dieta occidental: con alto consumo de productos grasos, dulces bebidas calóricas, carnes procesadas y bajo consumo de cereales, es la más perjudicial.
  • Dieta prudente: estas personas tomaban, alimentos bajos en grasas, fruta, verdura y zumos.

¿Qué resultados se obtuvieron?

  • La “dieta mediterránea” disminuye el 30% el desarrollo de cáncer de mama.
  • La “dieta occidental” es la más perjudicial para este tipo de tumores, ya que aumenta el riesgo de padecerlo en un 40%.
  • La “Dieta prudente” no modificaba la posibilidad de tener cáncer de mama.

¿Qué otros datos sacaron?

La grasa “per se” no es mala, depende del tipo de grasa.

La grasa del aceite de oliva, el ácido oleico,  es buena para la salud mientras que las grasas saturadas tomadas en exceso son malas, y las grasas “trans” son peores.

¿Un alimento concreto puede disminuir un determinado tipo de cáncer?

No, es el conjunto de todos los alimentos que tomamos lo que puede influir sobre nuestra salud.

 

Conclusión del estudio

Si las mujeres hicieran dieta mediterránea, se evitarían en España miles de cánceres de mama. Así de claro y así de sencillo.

 

Ejemplo práctico de dieta para prevenir el cáncer de mama

  • Desayuno: Leche y tostadas de aceite oliva virgen.
  • Media mañana: Fruta.
  • Comida: Ensalada + guiso (lentejas, habichuelas, arroz, asado, etc.), pan y fruta.
  • Merienda: Yogurt.
  • Cena: Verdura, un día carne, otro pescado, otro huevo, pan y fruta.

 

Todos los alimentos cocinados con aceite de oliva virgen, poca sal y que sea yodada, salvo que tengas alguna enfermedad del tiroides, en cuyo caso debes de consultar con el endocrino.
El pan, mucho mejor que sea integral.

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario