¿Cómo detectar si tu hijo tiene depresión?

La depresión infantil al igual que la depresión adulta es una alteración grave del estado de ánimo. Es una enfermedad en la que se sufre mucho y detectarla precozmente es fundamental para tratarla y evitar así el sufrimiento del niño.

Una depresión puede aparecer en cualquier momento de la vida, no hay una edad donde la persona sea especialmente sensible a padecerla.

Los motivos por los que puede aparecer una depresión infantil son muchos y conocerlos puede ayudar a detectarlos.

Depresión infantil

 

¿Cuáles son los motivos que pueden desencadenar una depresión infantil?

La depresión es multifactorial, es decir, que puede aparecer por muchos factores como pueden ser:

  • Neurotransmisores

La mayor parte de las depresiones se producen por el propio cerebro y tiene que ver con la alteración de ciertos neurotransmisores como ocurre con la serotonina, la dopamina, la noradrenalina y otros.

  • Acontecimientos vitales

Los acontecimientos vitales son un conjunto de estímulos o situaciones que producen en la persona una alteración de su actividad habitual, generalmente suele ser una situación estresante, lo que provoca, según la persona, un cambio en su conducta o un reajuste orgánico.

Un acontecimiento vital puede ser la separación de los padres, un accidente de tráfico, muerte de un familiar, un maltrato, etc.

  • Cambios de edad

Muchas veces la falta de madurez emocional y no tener recursos para afrontar las nuevas situaciones puede interferir en la actividad diaria normal de un niño, puede producir baja autoestima, que el niño se sienta incomprendido, que sienta un rechazo del entorno y estos sentimientos pueden derivar en depresión.

  • Estructuras cerebrales

Las estructuras cerebrales influyen en cómo los niños aprenden y regulan sus niveles de estrés y emociones, de modo que su alteración puede provocar un cambio en la conducta de los más pequeños.

  • Enfermedades asociadas

La presencia de otras enfermedades puede desencadenar una depresión en el niño como puede ser tener diabetes, tener un trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, trastornos de ansiedad, trastornos en el aprendizaje, etc.

 

¿Es frecuente las depresiones en los niños?

Es menos frecuente que en los adultos.

 

¿Cómo pueden darse cuenta los padres de que su hijo tiene una depresión?

Estando atentos a sus hijos, se debe vigilar a los niños pero desde la distancia, no se debe ser demasiado controlador.

Las depresiones infantiles se manifiestan de forma atípica. No tiene la clínica esperada de una depresión adulta ya que en la depresión de los niños influyen muchos factores.

La depresión en niños puede manifestarse con trastornos de conducta, terrores nocturnos, fobias, conductas obsesivas, etc.

Un niño de 7-8 años que empieza a tener bajo rendimiento escolar, conflictos con compañeros que antes no tenía, se empieza a aislar o empieza a tener dificultades para relacionarse con su propia familia debería acudir a un especialista.

El especialista es el encargado de evaluar al niño y determinar si tiene o no una depresión.

Detectar una depresión a tiempo es muy importante ya que a estas edades el niño tiene un ritmo de aprendizaje que puede verse obstaculizado con una depresión y además le ahorraremos mucho sufrimiento.

 

Cuidado con psiquiatrizar todo comportamiento del niño

Una psiquiatrización excesiva es un error.

Desde hace 2-3 años se incluyó el trastorno de desregularización disruptivo de la infancia, la famosa pataleta, como diagnóstico dentro del catálogo de enfermedades mentales (DSM-V) y esto debe ser tratado con cuidado.

No todos los niños que tengan problemas deben ser llevados al especialista.

 

¿Cuándo se debe consultar una posible depresión infantil?

Si se observa un cambio en el caracter del niño que dura varios días o varias semanas se debe consultar al especialista.

Todos los niños con mayor o menor frecuencia tienen problemas de comportamiento, lloran y desobedecen, pero cuando esto sucede de manera alargada en el tiempo y se producen cambios significativos en su comportamiento diario, es el momento de actuar y descartar una depresión infantil.

En el caso de los niños, no se debe dejar pasar mucho tiempo sobre todo porque el tratamiento es tan eficaz que evitas mucho sufrimiento.

 

¿Cuál es el tratamiento que se emplea en las depresiones infantiles?

El tratamiento es sencillo se utiliza serotoninérgicos que responden bien y de manera rápida.

 

Vídeo en el que el Dr Francisco Toledo le explica al Dr Juan Madrid cómo se puede detectar si tu hijo tiene una depresión.

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario