Depresión en los adolescentes

La adolescencia es un periodo crítico en la vida de los jóvenes, ya que se producen una serie de cambios no solo físicos sino también mentales muy importantes en la persona.

Es una época donde los jóvenes pueden cabrearse, irritarse, hablar mal, tener un temperamento más fuerte pero esto no es una depresión, esto está relacionado con el cambio que sufren durante la adolescencia.

Detectar y tratar una depresión en un adolescente no es difícil para un profesional.

Pero ¿cómo pueden saber los padres que sus hijos tienen una depresión?

 

depresion-adolescente

 

Síntomas de alarma:

Si los padres observan estos síntomas pueden pensar que su hijo tiene una depresión y sería el momento de llevarlos al especialista:

  • Cambios en el patrón del sueño: pérdida de sueño, les cuesta trabajo conciliarlo, se despiertan de madrugada.
  • Letargia, se resisten a levantarse de la cama durante el día.
  • No hablan o no se relaciona con la familia.
  • Se vuelven menos escrupulosos con la limpieza personal, no se duchan.
  • Tienen contestaciones inapropiadas.
  • Pierden el apetito.
  • Tienen conductas solitarias: comen solos, se separan de los amigos, dejan el móvil, no se relacionan en las redes sociales.
  • Desarrollan una cierta irritabilidad en el trato de las personas más allegadas.
  • Se observa una disminución del rendimiento académico.

 

No hay que ser alarmista, pero a la depresión en los adolescentes hay que seguirle la pista.

Lo más frecuente es que solo se produzca una depresión sin nada detrás.

Una depresión en un adolescente con tratamiento, en 6-8 meses se recupera y estará bien.

Pero la depresión en la adolescencia tiene rasgos atípicos, ya que puede ir acompañado de trastorno de conducta, síntomas psicóticos, etc.

En el caso de tener antecedentes familiares de depresión de tipo bipolar, esto puede complicar un poco el diagnóstico y que no sea una depresión pasajera. Es estos casos hay que tener una vigilancia especial.

 

depresión en la adolescencia

 

¿Por qué una vigilancia especial?

Porque en algunos casos una depresión puede enmascarar otros cuadros, otras enfermedades psiquiátricas que sean más importantes.

En la adolescencia, muchas veces una depresión puede ser el comienzo de otra enfermedad un poco más grave como puede ser un trastorno bipolar.

En los trastornos bipolares aparecen cambios en el estado de ánimo, fases de letargia seguidos de fases de euforia.

Pero esto no es lo frecuente, pero es interesante que se sepa.

 

Lo normal es que si un adolescente tiene una depresión, esta sea pasajera, y que con un tratamiento adecuado en 6-8 meses la persona esté bien.

 

Vídeo en el que el Dr Francisco Toledo le explica al Dr Juan los signos de alarma en los que hay que fijarse en una depresión en la adolescencia.

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario