¿Cuántas pulsaciones hay que tener en reposo?

Una frecuencia cardiaca entre 60 y 100 latidos por minuto se considera una frecuencia normal para una persona que está en reposo. Sin embargo, el número de latidos que produce nuestro corazón no es algo fijo sino que se puede modificar.

¿Cómo podemos disminuir nuestra frecuencia cardiaca de manera saludable?

 

¿Cuántas pulsaciones hay que tener en reposo?

¿Qué pulsaciones se tienen que tener en reposo para considerarlo normal?

Una frecuencia cardiaca se considera normal cuando el corazón late entre 60 y 100 latidos por minuto.

Si la frecuencia cardiaca es mayor de 100 latidos se considera una frecuencia alta o taquicardia mientras que si la frecuencia es menor de 60 latidos por minuto se considera una frecuencia cardiaca baja o bradicardia.

 

¿Qué significa que una persona tenga en reposo 90 latidos por minuto?

Siempre que la persona no presente ninguna arritmia, significa que el corazón necesita bombear 90 veces en un minuto para mantener los requerimientos de oxígeno del cuerpo.

 

¿Cómo regula el cuerpo el nivel de activación (las pulsaciones) de una persona?

En el cuerpo hay dos mecanismos importantes que regulan nuestro nivel de activación en todo momento, que forman lo que se conoce como sistema nervioso autónomo:

  • Sistema nervioso simpático.

Su misión es activarnos, aportar fuerza y velocidad a nuestros músculos y a diversas glándulas del cuerpo cuando lo necesitamos, por ejemplo, ante la necesidad de correr o cruzar la calle rápido porque tenemos prisa. Acelera el pulso, nos dilata el iris para que veamos mejor y aumenta el tono de los músculos para que se contraigan más y mejor.

  • Sistema nervioso parasimpático.

El sistema nervioso parasimpático hace lo contrario al sistema nervioso simpático.

Cuando queremos descansar o estamos haciendo la digestión, este sistema disminuye la frecuencia cardiaca, la fuerza de contracción del corazón y reduce la cantidad de sangre que reciben los músculos de los brazos y piernas.

 

pulsaciones en reposo

¿Cómo podemos modificar el número de latidos?

El número de latidos o la frecuencia cardiaca se puede modificar a través del ejercicio físico.

Las personas más entrenadas suelen tener menos pulsaciones en reposo que las que no hacen ejercicio, o presentan sobrepeso.

El corazón de las personas que hacen deporte con menos latidos es capaz de aporta la suficiente cantidad de sangre y oxígeno que necesita el organismo. Esto se produce como consecuencia de la adaptación al ejercicio físico.

 

¿Por qué se reduce las pulsaciones en las personas entrenadas?

Cuando una persona hace ejercicio físico de forma regular y se adapta a esa actividad física lo que sucede es que, en reposo, su sistema nervioso parasimpático está más activo, mientras que su sistema simpático esta disminuido, como consecuencia de esta situación la frecuencia cardiaca disminuye.

Mientras que en una persona entrenada tener las pulsaciones bajas es sinónimo de estar bien entrenado, en personas no entrenadas tener las pulsaciones bajas puede indicar que presenta una debilidad cardiaca.

En un trasplante de corazón donde éste está desconectado del sistema simpático y parasimpático ¿cómo se regula la frecuencia cardiaca?

A través de las hormonas y no a través de estos sistemas. En estas personas el corazón late mucho más rápido que en las personas normales, en torno a unas 90 o 100 pulsaciones por minuto y esto se considera normal.

 

Vídeo en el que el Dr José Abellan explica al Dr Juan Madrid cuántas pulsaciones hay que tener en reposo.

Lecturas relacionadas:

 


Añadir comentario