¿Cuándo puede una persona sospechar que tiene anemia?

Existen unos síntomas y signos característicos que pueden alertar a una persona de la posible presencia de una anemia, conocerlos puede ayudarte a detectarla.

sintomas-de-la-anemia

Síntomas y signos más comunes de la anemia

  • Cansancio (también llamado astenia)

Es el síntoma más típico.

La persona se siente muy cansada. Como falla su transporte de oxígeno, cualquier cosa le cuesta más esfuerzo.

  • Palidez y frialdad cutánea

Es uno de los signos más característicos de la anemia.

Es una consecuencia directa de la vasoconstricción generalizada (cierre de los vasos sanguíneos) y del descenso de la concentración de la hemoglobina en sangre.

  • Disnea

Sensación subjetiva de falta de aire.

Se produce porque el oxígeno del que disponemos es menor de lo normal.

  • Fatiga muscular

Incluso con pequeños esfuerzos.

Se produce porque a los músculos no le llega a tiempo el oxígeno necesario.

  • Presión arterial baja, mareos al ponerse de pie
  • Taquicardia (el corazón va rápido) y palpitaciones

Son constantes en caso de anemia moderada o intensa, especialmente cuando se instaura bruscamente.

  • Taquipnea (respiración acelerada)

Se produce en caso de que la anemia sea muy intensa.

  • Síntomas neurológicos

Alteraciones de la visión, dolores de cabeza, mareos, problemas para concentrarse o pensar, y cuando es muy severa puede haber síncopes o incluso se puede producir un coma.

  • Alteraciones del ritmo menstrual

La existencia de reglas abundantes (hipermenorrea) es la causa más frecuente de anemia en las mujeres jóvenes, aunque suele ser una anemia moderada.

Sin embargo, cuando la anemia es más intensa, suele apreciarse una disminución del ritmo menstrual, con tendencia a la amenorrea, es decir a no tener la regla.

Lo que sucede es que, frente al descenso de la hemoglobina, el organismo reacciona disminuyendo, o incluso anulando, las pérdidas de sangre.

  • Retención de líquidos

Con edemas (hinchazón en las piernas)

  • Trastornos digestivos

Consisten en falta de apetito, ganas de vomitar y, ocasionalmente, estreñimiento.

Mecanismos de adaptación

Ante cualquier tipo de anemia, el organismo responde siempre sintetizando eritropoyetina (EPO) para aumentar la fabricación de glóbulos rojos en la médula.

Pero también se ponen en marcha otros mecanismos de adaptación en otras partes del cuerpo, mientras se fabrica lo necesario, como puede ser:

 

  • Aprovechar mejor la hemoglobina que todavía hay

Los glóbulos rojos cambian la composición de su interior para que la hemoglobina libere más fácilmente el oxígeno que transporta a los tejidos.

  • Asegurar que llegue oxígeno a los órganos vitales

La sangre que queda en el cuerpo hay que aprovecharla y por eso se redistribuye, de forma que los órganos imprescindibles reciban la mayor parte.

Esto se consigue a costa de reducir la llegada de sangre en lo menos necesario.

Es decir, los vasos sanguíneos de órganos menos importantes se cierran un poco (por ejemplo la piel -por eso hay palidez- y el riñón) y la sangre que no puede pasar por ellos se desvía para que pase por otros órganos más importantes, como el cerebro.

  • Aumento del gasto del corazón

La sangre viaja con una velocidad determinada por los latidos del corazón.

Una forma de intentar suplir la falta de transportadores de oxígeno (de hemoglobina) es hacer que los que quedan trabajen más rápido.

Esto se consigue acelerando los latidos para que la sangre viaje más rápido. De esta forma, lo que aumenta es el gasto cardiaco, que da lugar a taquicardia (pulsaciones más rápidas).

  

¿De qué depende los síntomas de la anemia?

sintomas-anemia

 

Vídeo en el que la Dra. Pilar Fernández-Montesinos Aniorte le explica al Dr. Juan Madrid cuáles son los síntomas y signos característicos de una anemia.

 

Lecturas relacionadas:

 


Añadir comentario