¿Cómo se diagnostica el TDAH?

El TDAH es un trastorno difícil de diagnosticar

Esta es la razón por la que es importe acudir a un profesional sanitario cualificado para realizar el diagnóstico

Es importante entender cómo se diagnostica el TDAH para comprender qué pruebas y herramientas son útiles y cuáles no en el diagnóstico.

Diagnóstico TDAH

Si sospechas que tu hijo tiene TDAH, ¿a qué especialista debes de ir?

Lo normal es que vayas a un psiquiatra, especialmente a un psiquiatra con formación en psiquiatría infantil. Aunque también los neuropediatras o un psicólogo clínico experto también lo pueden diagnosticar.

 

¿Cómo se diagnostica el TDAH?

El diagnóstico del TDAH es fundamentalmente clínico, no hace falta hacer ninguna prueba.

Un diagnóstico clínico consiste en una entrevista clínica cuidadosa y detallada, donde se investigan:

  • Antecedentes familiares 
  • Antecedentes del niño. Durante el embarazo y el desarrollo
  • Situación actual:
    • Motivo por el que acuden a la consulta
    • Cuál es su redimiento académico. Cómo funciona en el colegio
    • Cómo es su relación con los amigos

La entrevista se hace tanto a los padres como al niño.

 

¿Cuál es la efectividad del diagnóstico del TDAH?

En el 80% de los casos el diagnóstico es claro. Solo en un pequeño porcentaje de los casos puede que el diagnóstico no esté tan claro y sea necesario seguir la evolución del niño.

En estos casos se utilizan unas escalas que aplican los psicólogos.

Estas escalas son muy útiles, y sirven para medir la intensidad de los síntomas y para evaluar la eficacia del tratamiento.

Cómo se diagnostica TDAH

Escalas para el diagnóstico del TDAH

Hay escalas específicas para el TDAH que miden todos los síntomas asociados al TDAH como son la atención, la hiperactividad, la impulsividad. Algunas de ellas son la escala Conners, la escala Diva en adultos o la escala SDQ, que son escalas muy utilizadas para medir la intensidad de los síntomas.

La escala Lauretta Bender para medir la orientación visuespacial.

En el diagnóstico también es muy importante hacer un test de inteligencia para ver el coeficiente intelectual que tiene el niño, que en la mayoría de los casos es completamente normal. Para ésto se utiliza una escala Wisc adaptada a niños.

Hay que descartar que los síntomas no estén relacionados con alguna enfermedad médica. Por eso, por ejemplo si se sospecha de un hipotiroidismo hay que pedir análisis de hormonas tiroideas, una analítica normal para descartar que tenga anemia o que tenga una buena función hepática.

 

Pruebas que no sirven para diagnosticar el TDAH

No hay que hacer pruebas de resonancia magnética ni TAC salvo que se sospeche la existencia de alguna lesión estructural o que el niño tenga una epilepsia. Este tipo de pruebas pueden servir, son pruebas complementarias pero no ayudan en el diagnóstico.

Otras pruebas, como las de lateralidad cruzada, potenciales evocados auditivos, electroencefalografía con mapeo cerebral, magnetoencefalografía, test de intolerancia alimentaria, son pruebas que no sirven para diagnosticar un TDAH.

 

En el siguiente vídeo, la Dra. Mercedes Sánchez explica al Dr. Juan Madrid cómo se realiza el diagnóstico de un TDAH:

Lecturas relacionadas: 


Añadir comentario