¿Cómo afecta el frío a las enfermedades reumatológicas?

Dolor cuando va a cambiar el tiempo: ¿mito o realidad?

Algunas personas son especialmente sensibles a los cambios meteorológicos, y parece que son capaces de predecir los cambios climáticos porque aumenta el dolor en sus articulaciones.

El frío influye, pero no desencadena los dolores reumáticos, y te vamos a explicar porqué.

Frío y enfermedades reumáticas

 

¿El frío causa más enfermedades reumáticas?

Pensar que la causa de una enfermedad reumática es el frío es un error.

De hecho, tampoco es cierto que hayan más problemas de enfermedades reumáticas en los países más fríos. Existen enfermedades reumáticas por todo el mundo.

Hay muchos estudios que así lo demuestran. En general la frecuencia de enfermedades reumáticas en los países más fríos es similar a la de países más cálidos.

Cuando hay cambios de tiempo hay una variación de la presión atmosférica que puede afectar a las articulaciones y dar la sensación de hay más dolor, pero no hace que se agraven o aparezcan más enfermedades reumáticas.

 

Por qué el frío produce más dolor

En nuestro cuerpo tenemos unas estructuras que funcionan como receptores, y su función es la de captar los estímulos que se reciben del medio ambiente, como por ejemplo, el frío.

Un tipo especial de estos receptores son los barorreceptores articulares, que son capaces de detectar los cambios en la presión atmosférica.

Cuando va a cambiar el tiempo se producen variaciones en la presión atmosférica que son detectadas por los barorreceptores de las articulaciones, que están conectados con receptores del dolor.

No es que la humedad y el frío sean la causa de los problemas articulares, pero hacen que ese dolor se agrave.

Además, el frío es un estímulo que provoca que nuestros músculos reaccionen contrayéndose, a modo de mecanismo de defensa.

Esto también  provoca que aparezca más dolor en pacientes con enfermedades reumáticas, o en personas sanas cuando están expuestas a frío directo, como cuando tenemos un aparato de aire acondicionado cerca.

Cómo afecta el frío a las enfermedades reumáticas

Una persona con artrosis ¿debe evitar el frío?

El frío puede agravar el dolor, por lo que sí se debe evitar.

No se agrava la progresión de la artrosis o la artritis, pero sí la percepción del dolor. El frío no va a hacer que la enfermedad vaya más rápida, pero sí hace más evidentes los síntomas de la enfermedad, y el paciente más problemas para controlarlos.

 

En el siguiente vídeo, el Dr. Luis Linares explica al Dr. Juan Madrid la relación entre el frío y las enfermedades reumáticas:

 

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario