Ejercicio físico y deporte

¿Qué hace el corazón cuando hacemos ejercicio físico?

El corazón proporciona a través de la sangre los nutrientes y oxígeno al resto del cuerpo. Cuando nos movemos los músculos de nuestro organismo necesitan más sangre ya que requieren más nutrientes y más oxígeno y es el corazón el que se encarga de esta función.

Pero, ¿cómo reacciona nuestro corazón frente al ejercicio físico?

Aumenta las pulsaciones (la frecuencia cardiaca)

Cuando se hace ejercicio, se anda, se corre o se monta en bicicleta, el corazón tiene que latir más rápido y más fuerte para que la sangre llegue a todos los músculos del cuerpo. El combustible que emplea nuestro cuerpo es la glucosa y los ácidos grasos que se metabolizan con el oxígeno.

Las personas cuando se desplazan necesitan una serie de mecanismos que posibiliten y aseguren el movimiento. Las articulaciones de los brazos y piernas y los músculos se consideran los motores del cuerpo y con su contracción permiten que nos movamos.

El corazón es el encargado de hacer llegar a cada músculo y a cada sistema del cuerpo el combustible que necesita para funcionar.

Aumenta la fuerza con la que se contrae el corazón

Cuando se hace ejercicio y necesitamos más fuerza o más velocidad se necesita bombear más sangre para que el oxígeno llegue a los músculos, los cuales se dilatan y demandan más oxígeno cuanto más se les exige.

Eso se consigue aumentando la velocidad de contracción de nuestro corazón, que son las pulsaciones que notamos.

La fuerza con la que se contrae el corazón es mayor para impulsar más sangre.

Aumenta la presión sanguínea

El aumento de volumen de sangre que se produce con el ejercicio físico tiene otra implicación, y es que aumenta la presión arterial.

Por eso si nos tomamos la tensión justo después de hacer algo de ejercicio, es mayor que tras unos minutos de reposo.

¿Hasta cuánto es normal que suban las pulsaciones y la tensión?

Depende del grado de adaptación y entrenamiento de cada uno. Durante el ejercicio no hay un límite.

Para saber cuál es nuestra frecuencia cardiaca máxima utilizamos esta fórmula:

F.C.M = 220 – la edad 

La frecuencia cardiaca máxima disminuye un poco si se tiene diabetes o si se estas consumiendo betabloqueantes, ya que estos fármacos disminuyen la frecuencia cardiaca.

La tensión máxima no tiene límite porque depende de la persona, por lo que no debemos, en principio, preocuparnos por ella.

Diferencias entre personas entrenadas y no entrenadas

Las personas que están acostumbradas a realizar ejercicio físico necesitan menos pulsaciones o menos tensión arterial para realizar una determinada actividad y además podrán realizar ejercicios más intensos.

Sin embargo, las personas no entrenadas enseguida notarán “palpitaciones”  se marearán y fatigarán antes de poder realizar una actividad física determinada.

¿Cuales son las recomendaciones si enseguida te fatigas al hacer ejercicio físico?

Las personas estamos hechos para desplazarnos. El cuerpo es tremendamente agradecido con respecto a la adaptación al ejercicio.

Cuando realizamos ejercicio hasta donde “podemos” de manera regular, en pocas semanas comenzaremos a poder llegar un poco más lejos o un poco más rápido.

Esto es debido a una serie de adaptaciones que se llevan a cabo independientemente de la edad que tengamos.

¿Qué adaptaciones experimenta el cuerpo con el ejercicio físico?

Hay multitud de estudios que han relacionado la realización de ejercicio físico de cualquier tipo con la mejora de la depresión y el estrés.

Vídeo en el que el Dr José Abellán le explica al Dr Juan Madrid cuál es la relación que hay entre el corazón y el ejercicio físico

Lecturas relacionadas:


Dr. José Abellán

Cardiología


Sin comentarios

Dejar comentario


Entradas relacionadas