Trucos para no comer cuando estas estresado, aburrido o deprimido

Una de las razones por las que la gente no tiene el peso adecuado es porque utiliza la comida como escape de sus emociones. Comen cuando se deben enfrentar a problemas difíciles, comen si tienen algún conflicto emocional o comen para distraer la mente. A esto se le llama hambre emocional.

Puede suceder de forma consciente o inconsciente y suele apetecer alimentos ricos en hidratos de carbono.

Te dejo unos trucos para lograr separa la comida, del estado de ánimo en el que te encuentres.

comer-por-aburrimiento

Trata de distraerte

Muchas veces se come por aburrimiento. Para evitarlo llama a un amigo, sal de paseo, haz deporte o escucha música. Trata de distraer tu mente en otra cosa que no sea la comida.

Si enfocas tu mente en otra cosa, los antojos por la comida desaparecen rápidamente.

Si no puedes controlarte para no abrir el frigorífico, sal de casa.

 

Ten alimentos frescos y poco procesados en tu cocina.

Si tu problema es que recurres a los alimentos con alto contenido en grasas y calorías cuando estas enfadado o deprimido, esfuérzate por deshacerte de ellos.

No metas en tu despensa o frigorífico alimentos poco o nada saludables como chocolates, cereales de desayuno azucarados, bolsas de patatas fritas, galletas, embutidos, etc., mejor llénalos de snacks saludables como tiras de zanahoria, apio, pepinillos, guindillas, coliflor, berenjenas de Almagro, tallos, frutas, verduras, frutos secos, etc. Si no puedes evitar comer algo, al menos que sea un alimento saludable.

La mezcla de grasas saturadas y azúcares producen en el cerebro una explosión de placer, y cuanto más comes más te pide el cuerpo, de modo que rompe con esta situación.

 

No comas o cenes frente al televisor

Los estudios demuestran que ver la televisión está asociado con el sobrepeso u obesidad.

Esto puede deberse a dos motivos:

  • A que no te mueves durante el tiempo que estás sentado frente a la pantalla. Estas en modo sedentario.
  • Y que si comes mientras ves la televisión, no eres consciente de lo que estas ingiriendo, generalmente se come más. Una persona frente al televisor es capaz de comerse un paquete de galletas, palomitas o patatas fritas sin darse cuenta.

Identifica tu estado de ánimo

A menudo, las ganas de comer se pueden atribuir a un estado de ánimo específico y no al hambre fisiológico.

Cuando te sientes mal, intenta reemplazar los pensamientos negativos por pensamientos positivos.

Por ejemplo, escribe todas las cualidades positivas que observas sobre tu persona y la importancia que tiene para ti no coger peso o lograr perderlo.

Piensa cómo te vas a sentir, visualízate después de haber picado algo y valora si merece la pena.

El placer que se siente al tomar un alimento calórico, grasiento o azucarado solo dura unos segundos en el paladar y cuesta mucho quitárselo, sin mencionar el perjuicio que pueden ocasionar en tu salud, si sucumbes muchas veces a este tipo de alimentos.

 

Si quieres que te ayude con tu alimentación, me puedes encontrar en dietistamurcia

 

Lecturas relacionadas:


Añadir comentario