Alimentación

Tomar algas ¿puede perjudicar mi salud?

Como siempre en alimentación dependerá de la cantidad y las veces que las tomes durante la semana.

En pequeñas cantidades pueden ser beneficiosas pero en grandes cantidades pueden bloquear la formación de hormonas tiroideas y en este caso, más que un beneficio sería un perjuicio para tu organismo.

Vamos a desmontar varios mitos que circulan en Internet sobre las algas.

 

No es un superalimento

Por mucho que leas en Internet que las algas tienen superpoderes no es cierto.

Es la suma de todo lo que tomamos, lo que hace que una alimentación sea beneficiosa para el organismo o no. Atribuir ciertas propiedades curativas a un alimento, no es serio.

 

Sus grasas no bajan el colesterol

Las algas son ricas en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, concretamente son ricos en DHA (ácido Docosahexanoico) que puede producir efectos beneficiosos sobre el organismo como bajar el colesterol, dilatar los vasos sanguíneos y disminuir los niveles de triglicéridos.

Sin embargo para lograr estos beneficios deberíamos tomar unas cantidades muy elevadas de algas, lo que sería más perjudicial que beneficioso, de modo que no podemos tomar algas con este fin.

 

No es una buena fuente de proteínas

Se dice que las algas son ricas en proteínas, pero esto solo sucede cuando se encuentran como extractos o concentrados de algas, si te las comes tal cual al natural, su cantidad se reduce bastante.

Una de las algas que más se consume es la alga Nori. Esta alga proporciona 6 gramos de proteínas por cada 100 g de algas que te tomes, sin embargo nadie se toma esta cantidad ya que es excesiva.

Otra alga muy consumida es la alga wakame que proporciona 3 gramos de proteínas los 100 gramos de algas.

Si tomamos poca cantidad de algas, que sería lo adecuado, la cantidad de proteínas que nos aportan es muy pequeña.

 

No es una fuente de vitamina B12

Las algas son ricas en una vitamina B12 que no es útil para el ser humano.

La vitamina B12 presente en las algas tiene una composición química diferente a la vitamina B12 que necesita el ser humano, es un análogo.

De hecho si se consume una cantidad importante de algas, como la espirulina que es muy rica en vitamina B12, puede incluso dificultar la absorción de la vitamina B12 que necesita nuestro organismo.

En pequeñas cantidades no hay ningún problema en consumirlas, el problema viene cuando se abusa de ellas.

 

No es una opción para tomar yodo

Debido a la gran cantidad de yodo presente en las algas se debe moderar su consumo.

Tomar yodo en exceso puede bloquear el tiroides y con ello la formación de hormonas tiroideas.

El cuerpo necesita una cantidad determinada de yodo, si no se le aporta suficiente cantidad a través de los alimentos las hormonas tiroideas no se podrán sintetizar adecuadamente y si es en exceso ya hemos visto lo que sucede.

De modo que es la cantidad lo que hace que un alimento sea beneficioso o perjudicial para el organismo.

 

Conclusión

Las algas tomadas en pequeñas cantidades son beneficiosas para la salud pero tomadas en exceso pueden dificultar la absorción de vitamina B12 y pueden bloquear la formación de hormonas tiroideas.

Vídeo en el que el Dr. Juan Madrid nos explica si es o no recomendable tomar algas.

Lectura relacionada:


Dr. Juan Madrid

Endocrinología y divulgación médica


Sin comentarios

Dejar comentario


Entradas relacionadas