Alimentación

Cómo perder peso en la oficina

La clave para perder peso en la oficina durante las 8 horas que dura nuestra jornada laboral es moverse.

Veamos qué cambios realizaron en una oficina para lograr este objetivo

El experimento se realizó en una oficina en la que trabajaban 18 personas. En ella se realizaron una serie de cambios como fueron:

 

A los 6 meses, los 18 empleados habían perdido una media de 4 kilos y la cifra de triglicéridos les disminuyó un 37%.

Todo lo contrario, aumentó de manera considerable.

 

La importancia de este experimento

Obviamente esta oficina es una utopía difícil de reproducir pero lo importante del estudio es que demuestra los beneficios que produce no ser sedentario y seguir un estilo de vida activo. En este caso se demostró que ser activo no solo producía una pérdida de peso sino también mejoraba las analíticas y la productividad de los empleados.

El organismo humano quema energía en cualquier movimiento que hacemos con frecuencia, como ponernos de pie, inclinarnos, andar, etc. A este consumo de energía los expertos lo llaman “termogénesis por actividad que no constituye ejercicio físico” (NEAT en inglés). La mayoría de la gente no hace ejercicio físico, por lo tanto es necesario aumentar la NEAT si se quiere perder peso.

Las personas que son muy sedentarias tienen un NEAT que representa el 15 % de su gasto energético diario mientras que las personas que son muy activas este porcentaje llegar al 50%.

Se ha observado que el más pequeño cambio en el estilo de vida de una persona puede aumentar su NEAT un 20%.

 

Experiencia personal

Yo he incorporado esta filosofía de estar activo en todo momento desde hace años y, gracias a ello, mantengo un peso adecuado.

Yo trabajo en el Hospital Universitario de la Arrixaca, en Murcia. Puedo tener una tarjeta para aparcar en el parking del hospital pero en lugar de aparcar en el parking dejo mi coche a un kilómetro de distancia del hospital y me voy andando tranquilamente, con lo que llego al hospital relajado, tranquilo, sin hacer cola en el parking.

Luego, en el hospital, utilizo poco el ascensor, por ejemplo si voy a la séptima planta me bajo en la cuarta y el resto lo hago andando, e intento moverme lo más posible.

Con estos pequeños detalles diarios consigo aumentar mi NEAT sin darme cuenta.

 

Consejos para aumentar tu NEAT y perder peso mientras trabajas:

 

Lecturas relacionadas:


Dr. Juan Madrid

Endocrinología y divulgación médica


Sin comentarios

Dejar comentario


Entradas relacionadas