Azúcar, ¿veneno blanco o placer inocuo?

El consumo mundial de azúcar se ha multiplicado por tres en los últimos 50 años, y todos debemos saber que si tomamos más azúcares libres de los recomendados, aumenta la posibilidad de tener sobrepeso u obesidad.

La OMS recomienda que no más del 10% de las calorías totales de la dieta deben ser en forma de azúcares libres, pero la realidad es que el sabor dulce resulta muy placentero para muchas personas y no se pueden resistir a su consumo.

Por esta razón,  se utilizan con mucha frecuencia el azúcar y otras sustancias para endulzar los alimentos. ¿Sabías que hay estudios que demuestran que el  azúcar tiene una capacidad adictiva mayor que la cocaína?

 

Por qué me baja el azúcar a media mañana

Las papilas gustativas que detectan el sabor dulce se localizan sobre todo en la punta de la lengua. La sacarosa o azúcar de mesa, es el prototipo de este agradable sabor, pero hay otras sustancias, como la fructosa, que incluso resultan más dulces al paladar.

En general, los alimentos responsables del sabor dulce son los que contienen hidratos de carbono simples, sencillos o azúcares, así como los edulcorantes artificiales.

También generan “dulzura”  sustancias que están  en algunos vegetales como la stevia o algunos aminoácidos como la alanina y la glicina así como polialcoholes  como el sorbitol, maltitiol etc. que también se utilizan como edulcorantes.

¿Qué es el azúcar?

El azúcar, también llamado azúcar común o azúcar de mesa, es la sacarosa.

¿Qué es la sacarosa?

Como sabes, los alimentos contienen distintos nutrientes que, por su composición, hemos agrupado de esta forma:

  • Hidratos de carbono
  • Grasas
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Minerales
  • Agua
  • Otras muchas sustancias.

¿Qué son los hidratos de carbono?

Es uno de los componentes de muchos alimentos. Su función es aportar energía al organismo. Cada gramo de hidratos de carbono, al ser quemado en las células, produce 4 kilocalorías.

¿Son iguales todos los hidratos de carbono?

No. Se distinguen dos grupos:

  1. Los hidratos de carbono sencillos o simples, comúnmente  llamados “azúcares“, que a su vez se dividen en otros dos tipos:
  • Monosacáridos, formados por un solo eslabón: glucosa, fructuosa y galactosa.
  • Disacáridos, formados por dos eslabones:
    • La  sacarosa, formada por la unión de glucosa más fructosa, es el azúcar de mesa;

 

-la lactosa formada por la unión de glucosa más galactosa,  es el azúcar de la leche;

-la maltosa, que son dos eslabones de glucosa.

Estos hidratos de carbono, sencillos o simples, formados por un solo eslabón o por dos eslabones que se desenganchan con mucha facilidad, pasan rápidamente a la sangre y obligan al páncreas a segregar la correspondiente insulina, lo que supone un esfuerzo para esta glándula.

 

2. Los hidratos de carbono complejos, llamados también polisacáridos, que representamos por una larga cadena de eslabones.

 

Estos hidratos de carbono complejos pasan lentamente a la sangre y fuerzan menos al páncreas, que puede segregar insulina más despacio.

Se encuentran en los cereales, por tanto en el pan, el arroz, la pasta, y también en las legumbres, los tubérculos, etc.

En el próximo post aportaremos más información y consejos prácticos para ayudar a disminuir el consumo de azúcar.

 


Añadir comentario